OVV estima 28.479 muertes violentas en Venezuela durante 2016

OVV estima 28.479 muertes violentas en Venezuela durante 2016

El Observatorio Venezolano de Violencia (OVV) estima para 2016 una tasa de 91,8 muertes violentas por cada cien mil habitantes y un total de 28.479 fallecidos en todo el territorio nacional, de acuerdo con el Informe Nacional de Violencia divulgado el miércoles 28 de diciembre.

El total de muertes violentas deriva de la suma de los homicidios legalmente aceptados como tales, estimados en 18.230 casos; las víctimas de los actos clasificados como resistencia a la autoridad, que alcanzaron 5.281 muertos; y los 4.968 fallecidos incluidos en los casos de muertes violentas consideradas en averiguación, por no haber tenido una intencionalidad conocida.

Con una tasa de 91,8 muertes violentas por cada cien mil habitantes, Venezuela se ubica en el segundo lugar de los países con mayor violencia letal en el mundo, por detrás de El Salvador, que según las estimaciones del OVV, al igual que en 2015, tendrá una tasa alrededor de los 100 homicidios por cien mil habitantes (el año pasado fue de 103); en tercer lugar se situará Honduras, con una tasa cercana a los 60 homicidios por cien mil habitantes (el año pasado fue de 56).

De acuerdo con el OVV, al finalizar 2016, Venezuela tendría una tasa de muertes letales 3,6 veces mayor que las de Colombia y Brasil, en un año que califica como particularmente violento y criminal, durante el cual el delito ha incrementado su violencia y su letalidad, y las respuestas dadas, tanto por cuerpos de seguridad del Estado como por ciudadanos, muestran manifestaciones de violencia y contravención de la ley.

En el año 2016, analiza el OVV, la violencia se ha incrementado por una persistencia de los factores que la originan desde hace más de una década, así como por nuevos componentes que adquieren relevancia en este año: la ocurrencia de delitos vinculados al hambre como resultado de la imposición de políticas económicas equivocadas que desencadenaron una severa crisis de carestía y escasez de alimentos; el incremento de los linchamientos por la población; y las acciones militares y policiales que emprendió el gobierno nacional con prácticas de dudosa legalidad.

Contra la censura oficial
El informe fue elaborado con datos obtenidos de fuentes primarias oficiales y con las informaciones de terreno recabadas por grupos de investigación de seis universidades nacionales en los seis Observatorios Regionales de Violencia: la UCAT en San Cristóbal, la UDO en Cumaná, la UCLA en Barquisimeto, la UCAB en Guayana, la ULA en Mérida y la UCV en Caracas.

El OVV resalta que ante la censura oficial de información sobre criminalidad y seguridad ciudadana, “las universidades nacionales participantes en el OVV hemos trabajado durante una década buscando formas alternativas e independientes de información, combinando datos primarios con fuentes secundarias y proyecciones estadísticas”; y recalca que “ya son trece años en los cuales el Instituto Nacional de Estadística (INE) y el Ministerio para Relaciones Interiores, Justicia y Paz, incumplen con su obligación de entregar a la sociedad la información oficial sobre delitos conocidos por la policía”.

Destaca el OVV que “en cualquier sociedad es muy difícil conocer cuál es la cifra real de delitos, casi siempre está subestimada, pero es mucho más engorroso cuando no hay transparencia en la información, ni la voluntad de superar los escollos y dificultades, sino, bien por el contrario, el propósito sostenido de ocultarle a la sociedad la magnitud de la grave enfermedad que padece”.

A fin de mejorar la calidad de la información, el OVV solicitó y contó con la asesoría del equipo de Human Rights Data Analysis Group (HRDAG) para certificar los procedimientos empleados por el Observatorio para la predicción de muertes violentas en el país. Adicionalmente, el OVV adelantará para el año 2017, con asistencia de HRDAG, un proyecto de uso de la metodología conocida como Estimación por Sistema Múltiples (Multiple System Estimation), que a nivel internacional se ha venido utilizando en situaciones de dictaduras o de guerras para estimar las muertes invisibilizadas.

No es una maldición
Las universidades nacionales agrupadas en el OVV reiteraron su convicción de que “esta dolorosa situación de violencia y criminalidad que vive la sociedad venezolana no es una irreversible maldición del destino, sino el resultado de políticas públicas equivocadas. Y que con la voluntad y cooperación de los venezolanos, de todos los sectores sociales y de todos los colores políticos, podemos modificarla y construir una sociedad democrática donde se respeten los derechos a la vida, la integridad personal y la libertad de todas las personas”.

 

Tomada de Prensa OVV

28/12/2016 12:20pm