Venezolanos en situación de calle protestan a las puertas del Minhvi

Venezolanos en situación de calle protestan a las puertas del Minhvi

Numerosos venezolanos, incluyendo madres con hijos en brazos, que se encuentran en situación de calle permanecen desde ayer a las puertas del Ministerio par Habitat y Vivienda (Minhvi), en la avenida Francisco de Miranda, en Chacao, y están dispuestos a permanecer en el lugar hasta que el Gobierno les dé una solución definitiva a sus problemas de vivienda.

Aunque muchos de ellos confesaron ser “chavistas y maduristas”, expusieron al equipo de Prensa Unidad Venezuela los diferentes problemas habitacionales que enfrentan, así como el “maltrato” del que han sido víctimas por parte del director de adjudicaciones del Minhvi, Julio César Piñango.

Por un lado están miembros de 16 familias que residían en apartamentos del sector Manguito VI, en los Valles del Tuy, asignados en el marco del programa Gran Misión Vivienda Venezuela, quienes fueron desalojados y robadas sus pertenencias por delincuentes. Piden ser reubicadas hasta que se les resuelva el problema definitivamente, pues donde se encuentran actualmente están en situación de riesgo

“Tenemos ya un año en situación de calle”, aseguró María López, quien agregó que han hecho todas las denuncias correspondientes sobre el caso, incluso ante el Cicpc. “Estamos ubicados en viviendas de alto riesgo, y les hemos pedido mil veces al Minhvi que nos atienda y no lo hace”.

Indicó que la situación afecta a 16 familias, entre las cuales se encuentran personas mayores. Refirió el caso particular de una joven madre con cuatro hijos – el menor, de un año, en situación de desnutrición – que hasta ha tenido que dormir en la plaza Guaicaipuro por no tener vivienda.

López fue más allá en sus denuncias. Refirió que el anterior director de adjudicaciones del Minhvi, Eder Dugarte, estaba en “complot” con los delincuentes. “Ellos vendían los apartamentos y se compartían el dinero”, aseguró.

Asimismo, informó que Minhvi recuperó tres de los 16 apartamentos en cuestión y que en lugar de devolvérselos a sus propietarios originales, se los entregaron a otras personas.

“Hoy vinimos decididos a quedarnos. Soy chavista y madurista. Nosotros dormimos cinco días en Miraflores y de allí nos recogieron y nos trajeron para acá, pero no nos solucionan. Nos quedaremos. Cada vez que nos ven acá en la calle con nuestros niños  los del Minhvi nos amenazan con la Lopna”, indicó.

Otra situación es la que se presenta en el sector El Morro y que afecta a 476 familias que allí habitan. Un señor que prefirió no identificarse explico que las casas se están cayendo, los edificios están cediendo, no tienen servicio de agua  potable y las aguas negras corren por las calles porque las cloacas están rotas. “Me siento destruido, esto no es vida. Si no nos dan respuesta seguiremos trancando la calle. Y si no nos atienden iremos a Miraflores. Hemos presentado denuncias por escrito, pero no nos dan respuesta”, contó.

Otra señora expuso su caso particular. No dio su nombre por razones de seguridad y porque es empleada del Gobierno. Vivía alquilada y le pidieron desocupación, por lo que debe entregar la vivienda a finales de este mes pero no tiene donde vivir.  Contó que tiene cinco años tratando de que le asignen una vivienda, sin suerte. Cada vez que va al Minhvi pide hablar con el director de adjudicaciones, Julio César Piñango, pero nunca puede hablar con él porque “o está en una reunión, o está haciendo inspecciones (…) Lo que hacen es mamarle gallo a uno”, dijo.

“Pero ayer lo agarramos aquí afuera cuando venía saliendo y nos dijo que no tiene adjudicaciones para nadie. Que esos apartamentos tienen nombre y apellido. Nos trató muy mal. Es un grosero y un patán”, aseguró.

“Nos dijo que si conseguíamos un terreno y conformábamos una comuna ellos hacían la construcción porque aquí en Caracas no hay apartamentos en ningún lado. Pero cuánto tardará eso”, se preguntó.

“Eso no es por sorteo, es por lo que a ellos les da la perra gana (…) Yo trabajo para el Gobierno y ni siquiera por eso me asignan una vivienda”, señaló.

“La broma en el país está ruda, ruda, demasiado ruda y cada día tengo más rabia. Ayer me fui decepcionada de aquí. (El gobierno) se burla, es una burla, una falta de respeto”, prosiguió, ya con un nudo en la garganta.

Yoselín Martinez, con su bebe en brazos, más otros tres que tiene, contó que está viviendo en un lugar donde “hasta las ratas se nos meten”, por lo que exige una vivienda digna. “Queremos pagar nuestra vivienda, no queremos nada regalado”, señaló, al tiempo que refirió que su hermana, que también tiene cuatro hijos, está en la misma situación.

Joanna Villamizar, otra joven madre, contó que vivía alquilada y fue desalojada de su vivienda y no tiene dónde vivir. Tuvo que dejar su empleo para poder atender el problema de la vivienda. Está viviendo en la calle desde hace tiempo y, desde ayer, frente al Minhvi.

11/1/2017 8:45am